La Canalización es una forma de comunicación entre personas y energías y seres de luz de otros planos espirituales, tales como ángeles, arcángeles, maestros ascendidos, ángel de la guarda, Amor Universal, el alma, guías espirituales, seres queridos fallecidos, el Creador, entre otros.

El canalizador Alama es un canal que recibe, traduce e interpreta la información proveniente de estos seres de luz. A través de su cuerpo y mente puede percibir mensajes destinados a la persona que consulta, comunicándoselos verbalmente para que los comprenda.

El canalizador puede escoger qué energía o ser de luz canalizar. Mientras que la otra parte tenga interés en comunicarse, la conexión y canalización es posible.

La información recibida puede servir para orientar a la persona en algún proceso vital o toma de decisiones. También puede ser útil para comprender algunas situaciones y conflictos. Además, la Canalización es una herramienta poderosa para entender lo que le ocurre a nuestros seres queridos como hijos, parejas, padres, familiares en general, amigos y personas significativas.

En la Terapia Alama, la Canalización se utiliza de manera transversal, dado que, por una parte, entrega información sobre el origen del malestar, enfermedad, conflicto o motivo de consulta. Por otra parte, da a conocer cuál es el tratamiento más recomendable para la persona que consulta. Por último, es una herramienta que el mismo paciente aprende durante las sesiones, ya sea para recibir información específica, para recibir mensajes de sus guías espirituales, o como parte de alguna técnica de sanación (ver Sanación).