Se acerca el Día de los Enamorados y las vitrinas y góndolas de los supermercados comienzan a llenarse de corazones y flores. Para los que están en pareja y una jornada complicada para aquellos que han terminado una relación y que no estarán junto a la persona que aman. En algunos casos tienen que recurrir a terapias psicológicas para superar el dolor de una ruptura amorosa, pero hay otra alternativa que gana terreno ¿Cuál? Aquí te contamos.

El término de una relación puede afrontarse de diferentes maneras, pero el más complejo de superar es cuando la persona cae en estados depresivos o de angustia. También, puede haber manifestaciones de rabia, pena o frustración que pueden llegar a paralizar la vida de la persona afectada.

Una alternativa para superar este dolor es la hipnosis, “una terapia breve que consiste en exponer al inconsciente de la persona a una modificación en la percepción que tiene de la relación terminada“, explica el psicólogo hipnoterapeuta José Luis Rojas. El experto señala que el tratamiento se realiza en una o dos sesiones presenciales, y que luego la persona debe continuar escuchando audios por un periodo de 21 días, que es lo que necesita el ser humano para modificar un hábito.

De acuerdo con lo que expone el profesional, la terapia no consiste en olvidar los recuerdos ni a la persona, sino lo que se logra es terminar con el vínculo afectivo con el otro, con la finalidad de superar la situación e incluso llegar a tener una relación normal con la ex pareja, sin el peso del vínculo que alguna vez hubo.

“Como dice el budismo ‘la enfermedad del ser humano es el afán de apego´, y este apego se ve muy marcado en ciertas personas que no logran soltar al otro enfermándose ellas mismas, o también, pueden sentirse que no valen nada o sienten miedo de quedarse solos”, complementa el psicólogo que realiza esta terapia hace tres años con excelentes resultados, los que dependerán del nivel de trance que alcance el paciente.

En tanto, Valeria Mandakovic, psicóloga y fundadora de Centro Alama, también apunta al tema de la autoestima de las personas que han terminado una relación amorosa y recomienda que para sanarse de este estado de tristeza es necesario determinar qué es lo que necesitamos sanar de las relaciones de pareja pasadas. “Podrían ser emociones como rencor, tristeza, angustia o miedo, y a veces creencias que incorporamos después de esa relación, tales como ‘no puedo confiar en los hombres/las mujeres’, ‘como me han hecho tanto sufrir de ahora en adelante no me entregaré tan fácilmente'”, explica.

Por otro lado, si nos sentimos frustradas, dolidas, angustiadas o con miedo cuando pensamos en alguna pareja anterior, significa que no existe el espacio energético para que otra persona ocupe el lugar de pareja; pudiendo ser que nuestras próximas relaciones de amor “sean muy parecidas a las anteriores en cuanto a características que, a primera vista, no son observables”, concluye Mandakovic.

Nuestros artículos están hechos con dedicación y mucho cariño. ¡Nos sentiremos muy honrados si quieres compartirlos!, sólo recuerda citarnos cada vez que lo hagas.

Déjanos tu comentario