Formándote como terapeuta en el enfoque Alama contarás con múltiples herramientas de sanación y protección para ti y para otros. Infórmate más a través de este artículo.

Cada vez son más las personas que se acercan a las terapias alternativas y complementarias en busca de una solución a problemas, síntomas y enfermedades que no han podido ser resueltos a través de la medicina alópata y de otros sistemas tradicionales de tratamiento. Al mismo tiempo, y relacionado con lo anterior, vemos cómo en las últimas décadas han surgido cada vez más terapias orientadas a la sanación de enfermedades y problemas de diferente índole, desde una perspectiva energética y/o espiritual.

El enfoque Alama es un sistema de sanación energética canalizado por la Psicóloga de la Universidad de Chile Valeria Mandakovic, quien descubrió que podía conectar con otros planos de existencia a partir de una canalización espontánea en medio de una sesión de hipnosis. Transcurrieron algunos años hasta que en el 2010, Valeria decidió tomar este camino y comenzar a construir el enfoque Alama, canalizando sistemáticamente información relevante a través de la conexión con el Amor Universal. Esto ha posibilitado gradualmente una comprensión holística de la existencia y de obtener herramientas con las que contamos para sanarnos a nosotros mismos y a otros.

La Terapia Alama se diferencia de otros sistemas en que aborda al ser humano en todos los aspectos de su existencia; a nivel físico, emocional, mental, conductual, energético/etérico y espiritual. Los conocimientos canalizados por el equipo Alama hasta el día de hoy permiten la sanación en todos los ámbitos, a través de un trabajo con el cuerpo físico, etérico, emocional, mental, espiritual, agentes biológicos, relaciones significativas, ancestros, nutrición, geopatías, electrosmog, contaminación energética, otras vidas, planificación del alma y el niño interno. Cabe destacar, que puesto que se trata de un sistema en constante desarrollo, en la medida que aparecen nuevas problemáticas, se canalizan también nuevas soluciones.

A través del método Alama podemos recibir información y orientación energética y espiritual en relación con el malestar, la enfermedad o conflicto que estemos padeciendo, así como del tratamiento más recomendable para cada caso. Además, las técnicas Alama pueden protegernos y limpiar entidades de baja vibración y trabajos de artes oscuras en nosotros mismos, en otros y en los lugares que habitamos con mayor frecuencia.

Alama implica un cambio de paradigma en relación con otras terapias más asistencialistas y que incluso pueden llegar a generar dependencias, pues desde este enfoque se entiende que cada persona tiene el potencial de sanarse a sí misma y recibir información a través de la canalización, para evolucionar y crecer espiritualmente.

La canalización, por tanto, es la piedra angular de este enfoque y “es la capacidad que tenemos los seres humanos de sintonizar con diferentes energías (frecuencias vibratorias) y ser canales de mensajes para nosotros y para otras personas. Siempre estamos canalizando información energética, sin embargo debemos intencionar su recepción y hacerla consciente para comprender el mensaje” (Alama 2016).

Todos podemos hacerlo si abrimos nuestros canales y vaciamos las interferencias para recibir la energía y la luz del Amor Universal. Esto nos permitiría proveernos a nosotros mismos de información, herramientas, técnicas y elementos que faciliten el afrontamiento de situaciones de conflicto y que posibiliten la auto-sanación y la sanación de otros.

Sin embargo, cabe señalar que en ocasiones, necesitamos de la ayuda de alguien más al momento de abordar nuestros propios conflictos, razón por la cual, tener un terapeuta que nos acompañe y guíe en este proceso puede ser de gran ayuda. Esta certeza nos ha llevado a ofrecer Formaciones anuales en Terapia Alama, cimentada en la conexión con el Amor Universal y orientada a promover y facilitar el descubrimiento y utilización de las propias habilidades psíquicas, para acceder a información relevante, generar un proceso profundo de auto-sanación y desarrollando habilidades terapéuticas que permitan a las personas trabajar ayudando otros en un contexto de permanente aprendizaje, actualización y supervisión.

Puesto que todos podemos ser canales de luz y sanar, todos también somos potenciales terapeutas Alama. Para ello no se requiere tener conocimientos previos de otras disciplinas holísticas, basta con las ganas y la apertura de aprender.

Dado el creciente interés que este programa ha suscitado, se ha creado un nuevo curso de formación para este año que comienza el 26 de Agosto. Invitamos entonces a todos quienes tengan la intuición o la certeza de que su propósito en la vida esté relacionado con la sanación, a quienes buscan explicaciones y soluciones en terapias holísticas y a quienes quieran conectarse con su capacidad de auto-sanar y sanar a otros a través de distintas técnicas a formarse como terapeutas en el enfoque Alama.

Déjanos tu comentario