¿Sabías que aquello que tú más deseas ya existe en otro plano espacio-temporal y que a través de tu alma puedes traerlo a tu realidad actual? No te pierdas la posibilidad de aprender a hacerlo.

La mayoría de las personas quisiéramos cambiar aspectos de nuestra realidad. Algunas quieren más bienes materiales, otras desean encontrar el amor de sus vidas y otras quieren tener una mejor salud o sanarse de algún padecimiento o enfermedad. A veces pensamos que estos u otros sueños son inalcanzables y nos conformamos con fantasear o nos sumergimos en quejas y lamentos.

La gran noticia, es que estos deseos ya son realidad en otro plano temporal y que a través del alma podemos sintonizar con esas posibilidades y traerlas a este espacio y a este tiempo, materializándolos. Pero, ¿cuál es ese otro plano temporal donde nuestros sueños ya existen?

Tal vez hayan escuchado hablar del “doble cuántico”, descrito a partir de la teoría del desdoblamiento del tiempo de Jean Pierre Garnier. Este Doctor en física, plantea que el tiempo no es lineal y que, si bien nosotros experimentamos una continuidad, existen muchos otros potenciales de nosotros mismos que no alcanzamos a percibir. También habla de la existencia del doble cuántico, que es uno mismo en una de las tantas realidades potenciales que podríamos escoger. Es como si hubiese “múltiples yo” actuando de diferentes maneras frente a una situación y, la conciencia, va tomando decisiones de manera permanente para ver qué opción elige. Todos esos otros yo potenciales también existen, pero sólo uno es el escogido para continuar en la “linealidad percibida” del tiempo.

Entre todos esos potenciales existe un doble cuántico que ya tiene esa casa soñada, el trabajo perfecto, el amor de su vida o el estado de salud deseado; el problema, es que no estamos sintonizando con él, sino con aquel que nos resulta coherente con nuestra forma de ver y dar significado a nuestra vida. Es por esa razón que repetimos traumas, continuamos cometiendo los mismos errores o seguimos viviendo de un modo que no nos satisface, porque vamos construyendo nuestra vida a partir de todas nuestras experiencias y creencias, limitando nuestras posibilidades de ser felices.

A veces, el yo consciente puede entrar en contacto con el doble cuántico de manera espontánea, produciéndose un intercambio de información que nos permite anticipar el futuro; esto puede verse en fenómenos tales como los sueños premonitorios o los presentimientos. Cuando logramos que el doble cuántico, que ya tiene aquello que nosotros deseamos, entre en contacto con nuestra alma, que es la encargada de crear la realidad que vivimos aquí y ahora, podemos llegar a hacer realidad nuestros sueños.

El alma es la encargada de hacer que las cosas pasen. Planifica, desde antes que encarnemos en este plano, cómo será nuestra vida en función de los aprendizajes que tenemos que hacer. Sin embargo, tenemos múltiples formas de llevar a cabo el plan del alma, pero nos limitamos porque no tenemos el conocimiento de que tenemos muchísima libertad para co-crear la realidad y el modo en que queremos vivir. Podemos hacer realidad nuestros sueños, materializar deseos y hacer cambios importantes, siempre que éstos se encuentren en concordancia con el plan del alma para nuestra vida.

Probablemente todo esto los lleve a recordar la mentada “ley de la atracción”. Quizás muchos/as de ustedes pusieron en práctica algunos de los ejercicios que se planteaban desde esta perspectiva, teniendo buenos resultados o no. La razón del fracaso, es que generalmente tenemos muchas interferencias que bloquean nuestra capacidad de materializar nuestros deseos. De manera consciente o inconsciente podemos sentir que no merecemos aquello que estamos deseando o, por el contrario, que merecemos los problemas que tenemos. Podemos tener también creencias relacionadas con nuestra crianza o mandatos heredados de generaciones anteriores que nos impiden crear ciertas realidades. A veces acarreamos traumas de otras vidas o nos bloquea nuestra incapacidad de creer que somos capaces de crear nuestra realidad. Por eso es importante, antes de co-crear lo que deseamos, hacer el ejercicio de vaciar todas las interferencias que dificultan el proceso y transmutarlas.

Luego de ello, debemos visualizar y sistematizar nuestra co-creación de la manera más detallada posible, describiéndola como si ya fuese una realidad pues, no olvidemos, que eso ya existe en otro espacio de tiempo y sólo debemos traerlo al aquí y ahora para empezar a disfrutarlo. No debemos tomar distancia de nuestra co-creación, pues la idea es que sintamos que ya tenemos eso que deseamos y nos sintamos felices y agradecidos para que la materialización ocurra con mayor rapidez y eficiencia. Debemos repasarla y estar atentos a las señales en función de permitir y facilitar su concreción.

En el taller vivencial de co-creación y auto-sanación aprenderemos a hacer esto desde el enfoque Alama. Nos prepararemos para la experiencia de manera adecuada: limpiando nuestros chakras, identificando y transmutando emociones y creencias limitantes, y preparando el camino para co-crear la realidad que deseamos y SANAR.

Es probable que te parezca la descripción de una experiencia alucinante, y realmente lo es. Pero lo más maravilloso es que se trata de un recurso que está disponible para todos/as nosotros/as y que, a través del método Alama puede concretarse. No obstante, es importante saber que se trata de un proceso serio, que requiere de un objetivo, pues no se trata de una experiencia para acumular en la búsqueda de sensaciones, sino de una forma real de mejorar nuestra vida.

Te invitamos a participar en este taller intensivo que se llevará a cabo el Domingo 23 de Julio. Para obtener más información y reservar tu cupo visita el siguiente Link.

Documental recomendado: What the bleep do we know

Déjanos tu comentario